jueves, 6 de febrero de 2014

EL DIARIO DE LADY PARTHENIA

14 DE ENERO DE 1817

                          He recibido carta de Piers. 
                          Mi doncella me la entrega cuando estoy sentada en el sofá del salón bordando. 
                         Debería de estar contenta, pienso. Debería de estar emocionada por volver a saber de mi prometido.  
                          Leo su carta. 

                       No veo la hora de regresar a Douglas. 
                       Deseo volver a verte. 
                      Mi querida Parthenia, me siento muy solo en Londres. Estoy lejos de ti. 
                      Me pregunto si estarás bien. Si estarás pensando en mí. Guardo en mi mente el último beso que te di en los labios antes de partir. 
                       Muy pronto, estaré de nuevo contigo. 

                      Muy pronto, pienso. 
                      Dejo a un lado el mantel que estoy bordando. No siento alegría alguna. 
                      Sólo siento un frío extraño que recorre todo mi cuerpo. No estoy enamorada de Piers, pienso. Me pongo de pie. Me dedico a caminar por el salón. Me digo a mí misma que me lo estoy imaginando. Sigo enamorada de Piers. Me dirijo a mi habitación. Llevo la carta de mi prometido en la mano. Debo de escribirle, pienso. Los útiles de escritura están sobre mi escritorio. 
                     Papel...El tintero lleno de tinta...La pluma...
                    Me siento en la silla. Mojo la pluma en el tintero después de abrirlo. Las palabras se plasman de manera automática sobre el papel. Sin emoción...Sin sentimiento...

                       Te ruego, mi querido Piers, que te cuides. 
                      Eres un caballero demasiado impulsivo. Eso no puede ser bueno. No desafíes nunca a nadie a un duelo. 
                       Podría ser perjudicial para ti. Yo, mientras, permanezco aquí. 
                      Y espero tu regreso. Vuelve pronto, mi querido Piers. 
                      Tu carta me ha llenado de alegría. A veces, tengo dudas. Pienso que no me amas. Y siento cómo mi amor se desvanece. No temas. Eso nunca pasará. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario